Narrativas en torno a la experiencia turística

NARRATIVAS EN TORNO A LA EXPERIENCIA TURÍSTICA, LA PERCEPCIÓN DEL TURISMO Y SU CONEXIÓN CON LA VIDA COTIDIANA

Por Raquel Clemente Pereiro (Diciembre de 2017)

Con nosotros viaja el sueño y la novedad, la alegría, la sorpresa y el carnaval. Todos juntos iremos allá, todos juntos.

Quien compra nuestro billete compra la felicidad.

Viaje con nosotros. Orquesta Mondragón

 

 

 

INTRODUCCIÓN

La idea de la realización de este artículo viene a colación de la sesión que más me interpeló del curso: el taller de El turista dentro de mí; en el que se nos invitaba a mirarnos hacia dentro, ver dónde establecíamos la divisoria entre turistas y no turistas – autodefiniéndonos con otros nombres que nos permiten distinguirnos de lo que no consideramos deseable o apto vara nosotras: viajeras, mochileras, montañeras… -; observar las fotografías del proyecto Tourist Walk del fotógrafo Marc Javierre-Kohan1 y poniéndonos en el lugar de las personas fotografiadas; mostrando diferentes tipos de usuarias urbanas (Quaglieri & Paolo , 2010) que desfiguran la dualidad turista – residente… llegando a un campo que considero clave a la hora de abordar cualquier tipo de antagonismo: la construcción de nuestras subjetividades. Y, específicamente la relación de ésta con una pregunta que ha sido repetida a lo largo del curso ¿qué resistencias, alternativas, se nos ocurren en nuestras ciudades concretas? ¿Cuáles se podrían llegar a crear?

Una de las características del turismo es el gran consenso social que lo sitúa -por lo menos en quien tiene posibilidades para hacerlo - como actividad de ocio por excelencia. Independientemente de cómo queramos llamarlo, hacer turismo, viajar, mola, forma parte de nuestros deseos, de la hegemonía cultural en la que vivimos. Y todas2, de alguna manera o de otra – si contamos con recursos económicos para ello – entramos al trapo: desde las más ecologistas a las menos, incluyendo las personas con mayor “capital cultural”, las más críticas con el propio turismo….

¿Cómo hacer frente a algo que goza de tal consenso – y silencio – social?3 Pensé oportuno comenzar por indagar un poco en qué buscamos cuando viajamos, qué nos lleva a ello, y su relación con nuestra vida cotidiana / rutinaria como un paso previo a poder pensar en cómo se podría contrarrestar el turismo. Quizá el acercarnos a las necesidades que buscamos cubrir con la experiencia turística podamos plantearnos otro tipo de maneras de satisfacer las mismas.

Por otro lado, la hegemonía cultural que tiene el turismo como manera de disfrutar el tiempo libre de las personas hace pensar en que no es sino algo estructural de nuestra manera de vivir lo que ha llevado a ello.

¿Qué es lo estructural y cómo se aterriza en las vidas concretas de las personas? ¿Cuál es nuestra relación con la actividad turística y cómo la percibimos desde la doble óptica personas que hacemos turismo – que somos residentes en lugares dónde se hace turismo? ¿Cuáles son nuestras narrativas al respecto y qué similitudes y diferencias presentan?

El trabajo pretende, quizá lo consiga, acercarse a las anteriores cuestiones alejándose de los dualismos social / individual, turista / residente, marcro – estructural / micro, subjetivo / objetivo, etc. … sino desde la perspectiva de la interrelación que existente entre las diferentes dimensiones.

 

La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina lo cambie por las estrellas y por huertos de harina me escape de la rutina para pilotear mi viaje

por que el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje.

La vuelta al mundo. Calle 13

 

METODOLOGÍA

La metodología empleada para responder buscar respuestas a las cuestiones plantedas ha sido la realización de entrevistas estructuradas a 13 mujeres y hombres de entre 28 y 49 años. En la elección de los perfiles de las personas, todas ellas conocidas de la persona que realizaba las entrevistas, se buscaba:

  • Diferentes niveles formativos, que en este caso van desde el ciclo formativo de grado medio hasta el nivel de doctorado.
  • Personas que puedan tener conocimiento acerca de la turistización desde el mundo académico– lo que han estudiado – y su posterior trabajo al respecto.
  • Personas que estén vinculadas con el ecologismo y/o con espacios sociales donde existe una perspectiva crítica en relación a la turistización – directamente o porque tratan aspectos que se relacionan con la misma -.
  • Un rango de edad en el que para las personas entrevistadas fuera más fácil contar con cierta autonomía para viajar y decidir dónde viajan –que hayan tenido edad suficiente para tener ingresos para ello- y que tengan una cierta edad en la que haya sido más fácil en “organizar viajes por una misma – por ejemplo por la existencia de internet y la posibilidad de buscar información acerca de destinos, alojamientos; por el hecho de que a partir de determinadas edades las condiciones físicas pueden tener un mayor peso a la hora de elegir un viaje organizado, etc… -.

Además, y sin haberlo realizado intencionadamente, hay otras variables que permiten segmentar a las personas entrevistadas y que, de alguna u otra forma, ha tomado relevancia en la respuesta de las entrevistas:

  • Personas de diferentes estructuras familiares: solteras, con pareja y con pareja y descendencia.
  • Personas que viven en diferentes lugares – todos ellos destinos turísticos, aunque con diferencias significativas dentro del contexto nacional -: Madrid, Cartagena y Gran Canaria.

A través de las entrevistas se pretende, inicialmente, comparar las narrativas en cuanto a las acciones y opiniones en relación al turismo de diferentes perfiles de personas de manera que se pueda identificar/conocer:

  • el perfil de la persona entrevistada en relación a su formación, profesión, lugar en el que vive y conocimiento acerca del concepto turistización.
  • los hábitos de las personas en relación a los viajes realizados.
  • las expectativas en cuanto a la realización de dichos viajes y las sensaciones tras los mismos
  • la influencia de los viajes en la vida cotidiana de las personas
  • la opinión de las personas acerca del turismo y sus impactos, tanto en el lugar en el que viven como a nivel global
  • las preferencias en cuanto a la evolución del turismo en el lugar en el que viven o, si perciben el turismo como un problema, las posibles vías de mejora y/o solución del mismo.

El orden de las preguntas iba desde planos más concretos y locales a más abstractos y globales: las prácticas personales en relación a la actividad turística, las expectativas y experiencia en torno a la misma y la opinión acerca del turismo y sus impactos en el lugar en el que residen y a nivel global.

Existe una clara intención partir desde las prácticas a las ideas, opiniones, expectativas… para poder extraer no sólo lo que las personas quieren decir de sí mismas, sino lo que no cuentan y se dice a través de sus actos4.

Las preguntas empleadas en la entrevista pueden se encuentran anexas al presente artículo.

 

ANÁLISIS DE LAS ENTREVISTAS

De su vía ha extraído la arrogancia, desde luego su camino es poseer;

en su ruta no hay inercia, e ignorancia, el viajero asimilando la ciudad. El viajero. Seguridad Social

Cuántas veces. Cuánto tiempo. Cuantos kilómetros.

No se han encontrado un patrón definido entre los perfiles de las personas y el número, tiempo y tipo de viaje. Era de suponer ya que no se esperaba – ni se podía - realizar un análisis cuantitativo y hay numerosos aspectos que son influyentes: la disponibilidad económica, la estructura familiar, el tipo de trabajo, la presencia de familiares, amistades y pareja fuera del lugar en el que se reside.

Sin embargo, sí que podemos detectar algunas “situaciones” que son comunes en las personas de mayor capital cultural procedente de su nivel académico:

  • Son las personas que realizan mayor número de viajes internacionales. En muchos casos esto tiene relación a que dicho capital les ha posibilitado estudiar y/o trabajar fuera; habiendo generado vínculos en esos lugares.
  • El tipo de trabajo que realizan suele implicar mayor movilidad, conocer otras experiencias y trabajos en otros lugares, etc.
  • Incluso cuando no viajan, la relación con personas de capital cultural similar lleva a que también personas cercanas – familia, amistades, pareja… - sean quienes residan – estudien o trabajen – en otros países.

Observamos que se genera un motivo que lleva a viajar más veces, más lejos y/o más tiempo: la satisfacción de necesidades que, anteriormente, se satisfacían en relaciones más cercanas. Ya no se viaja como algo extraordinario, sino como algo ordinario y cotidiano.

Estos viajes basados en lo cotidiano, satisfacen experiencias que personas con menos capital cultural realizan en su ámbito más próximo y con vínculos más tradicionales – mayor peso de la familia frente a las amistades-.

Así, se genera la paradoja que la postura más antagonista frente al turismo viene de la persona que más viaja, más tiempo y que más kilómetros realiza con sus viajes; sin relacionar que es precisamente esa industria turística la que le permite tener una cotidianeidad hipermovilizada.

- A partir de ahí los viajes que he hecho es porque voy a algo, por ejemplo después fui a Quito, pero ya tenía una amiga ahí, es otra cosa. […] Cualquier otra cosa se me hace safari. No lo digo como censor, en plan moralista […] parte de la gente que más quiero no vive en Madrid. […] Los sitios no importan mucho, la gente sí. […] Es verdad que yo tengo una relación a distancia – en Brighton – porque vale 80 € el billete… pues vale, eso sí… yo no voy a renunciar a eso. Todos, ya te acabo de decir [Turismo que no le interesa en absoluto], hay que terminar con el turismo. […] Y ahora que se puede viajar más barato, pues efectivamente, cuando tienes gente que vive fuera, puedes disponer de eso, de que es accesible para ti, pasarme un fin de semana en Pamplona viendo a tus amigos de Iruña, pues es maravilloso.-

En otros perfiles también están presentes los viajes para relacionadas con ir a ver personas, sin embargo suelen estar relacionados con vínculos más tradicionales – también presentes en el anterior perfil – y en menores distancias. Cuando se realizan viajes internacionales, incluso en personas con mayor capital económico, el viaje internacional forma parte de algo puntual, como mucho se realiza anualmente y/o se intenta concentrar en él el mayor tiempo posible.

- El motivo por el que más veces me desplazo es por ir a ver a gente [ámbito nacional], sobre todo porque vivo en una ciudad distinta que mis padres, hermano y resto de la familia. -

- Varían tanto de un año a otro [el tiempo que se va de viaje cada año]. El máximo fueron dos meses y medio, el viaje aquel largo [al Sureste Asiático], pero eso fue algo excepcional.-

En algunas posturas críticas con el turismo – en este caso de las personas próximas al ecologismo - se observa que la reflexión acerca del impacto que realizan sus viajes se extiende más allá de los viajes de ocio, llevándose a aquellos viajes que se realizan por motivos afectivos, su relación con la vida cotidiana y a la manera en las que articulan sus relaciones. Así mismo, en los viajes se realizan por motivo de ocio, se han modificado de manera que el impacto sea menor.

- En mis últimos viajes intentaba no ir muy lejos, porque sabía que relativamente cerca podía satisfacer esas necesidades, por ejemplo, en otra isla. Y también cambié el modo de viaje, en barco, aunque tarde más, que contamina menos que el avión. […] Cada vez me estoy haciendo más perezosa para moverme, que no lo veo malo [lo de hacerse más perezosa] […] y le doy valor a pasar tiempo en el lugar donde vivo.-

- Si voy a Tenerife por algo de Ben Magec [trabajo - militancia] ya no voy para ver a mis colegas, ya lo hago todo junto. […] Yo estoy intentando que cuando voy a descansar [viajes por motivo de ocio] hacerlo en la misma isla o en otras islas e intentar moverme en barco. […] Voy porque tengo que ir [a Italia a llevar a su hija a ver a la familia del padre]. […] El rollo amigos, yo estoy intentando… pues yo estoy intentando priorizar. Bueno, la gente muy muy íntima la intento ver aunque viva lejos [otras islas del archipiélago] pero la gente que no es tan íntima pues intento priorizar la gente que tengo más cerca, que si tengo un colega en La Palma…-

Los lugares y viajes que escogemos

Los lugares visitados – aquellos que no se escogen por ir a visitar a familiares y amistades - suelen ser, en la mayoría de los casos y en amplia variedad de perfiles, lugares ampliamente conocidos, algunas veces recomendados por personas cercanas – repitiéndose destinos turísticos entre personas conocidas

  • y destinos en los que el turismo tiene un gran peso.

- A ver ¿cómo los has conocido? Pues todos los conocemos.-

- Hay lugares que me llamaron la atención por ser lugares de prestigio turístico internacional-

- Forman parte de viajes organizados que elige mi madre -

- En otros casos [no vinculados a que en el destino viva alguien con quien mantiene un vínculo o relacionado con el estudio] suele ser a través de la experiencia de alguien que conoce como soy –

- Cada vez me gustan más los lugares que no son grandes ciudades, no volvería a Nueva York. Algo que vaya conmigo, que pueda hacer algo que me gusta. Algo que siempre haya querido ver, por ejemplo por la tele, como la aurora boreal [su próximo viaje será a Islandia]. -

En algunos casos se expresan contradicciones en el tipo de destinos que se eligen y qué lleva a elegirlos y lo que buscamos y deseamos en relación con el turismo.

- Que exista una buena conexión y un precio barato [lo que algunas veces le lleva a elegir el destino de su viaje]. […] Me preocupa ese turismo que no se conecta con la ciudad, que no respeta la ciudad, que podría ser en cualquier sitio.-

- Marraquech [última ciudad visitada en un viaje de 4 días]. […] Porque están en los imaginarios. Están como espacios que una tiene que visitar [cómo conoce los lugares que va a visitar]. […] Trato de buscar viajes que no estén orientados al turismo como mercancía -

El destino cobra menos importancia en tipos de viajes cuando éste es una oportunidad para hacer otra cosa: cuando se del trayecto una parte del viaje - turismo de mochilero, vivac, cicloturismo -; cuando lo que se busca es pasar más tiempo con personas cercanas. Sin embargo, hay que añadir que en estos casos existe una crítica y desilusión previa con respecto a otros tipos de turismo ya realizados.

- Cuando viajaba haciendo senderismo, elegíamos los sitios a los que ir mirando el mapa, si había refugio para pasar la noche mejor, sino sacábamos la tienda. El destino era donde nos llegásemos.-

- […] los pueblos que pillan en el recorrido con la bici. -

También se observa que el tipo de viaje, el lugar elegido y el alojamiento tiene relación con quién viajas, especialmente cuando hablamos de que hay personas con menor autonomía.

- A lo mejor la oferta cultural no es algo que sienta tan inmediata, como algo que necesite hacer y el descanso importa un poco más. En los últimos dos años [desde que ha sido padre], en verano el clima ha sido también bastante insoportable, lo que estoy empezando a plantearme es buscarme un retiro en el norte [España], de estar unas semanas intentando no freírme de calor y descansando [solía viajar a ciudades europeas]. -

- Montaña y pueblos. […] [Busco] disfrutar de la naturaleza [viaja con tres perros] –

- Han cambiado más cosas [hacía turismo mochilero], aparte de la conciencia medioambiental, tengo una niña y soy más vieja… aunque me pierda cosas del mundo ya no me compensa esa historia -

Y este viaje… ¿yo para qué lo hago?

Cuando las entrevistadas han expresado las motivaciones que les llevan o les han llevado a viajar nos encontramos con una “búsqueda de lo auténtico, de lo característico de cada lugar” presente en casi todos los relatos, independientemente de su perfil y del tipo de viaje que hagan, desde viajes más o menos organizados. Más de la mitad además expresaban la imposibilidad de encontrar ese tipo de estímulos sin viajar.

- Tiene que ver con el interés por ver cómo es y vive la gente de otros lugares-

- Cuando me voy a visitar estas ciudades europeas que te he dicho, que son ciudades típicas, siempre hago una visita que no entra bajo los parámetros de un turista convencional, que es irme a algún barrio de clase trabajadora […], desde luego es ahí donde ves la ciudad real -

- Ese viaje, el de Punta Cana, no me gustó. Todo el rato haciendo lo mismo, beber, bañarte, […] Cuando sales del hotel ves otras cosas. Sí que me gustaría ir La Habana, Brasil, Costa Rica… pero a las ciudades, no quiero estar en un complejo. Si puede ser con gente del lugar.-

- Conocer otras culturas. Entender cómo funciona el mundo: los puntos de encuentro y distancia entre las distintas culturas. Encontrar dinámicas transnacionales. Trato de buscar viajes que no estén orientados al turismo como mercancía.-

- Conocer la cultura a través de la gente-

- Lo que más me gusta es descubrir cosas nuevas: comida, cultura, personas…-

- Entender la ciudad desde la experiencia de la calle. Poder hilar las diferentes dimensiones que la componen. Probar otras comidas, algo del lugar.-

- Intentaba, siempre que podía y lo consideraba adecuado también para la otra persona, hacer couchsurfing. Me parece una buena manera de conocer los lugares, usar el conocimiento local, sobre todo antes que era tan conocido… ver los lugares de una manera más auténtica -

Cuando no encontramos esta búsqueda de lo genuino del lugar en los discursos actuales se expresa con referencia a momentos pasados, con los que hubo una ruptura que ya no nos permite sentir que estamos conociendo culturas nuevas o que nos genera más frustración que felicidad.

- Perdí la ilusión por viajar, por querer buscas esos contrastes culturales … fue algo así como te puedes ir lejos… pero no cambia nada… como si esa experiencia que vas a buscar al ir hacia lo culturalmente diferente no fuera real.-

- Yo he viajado mucho, desde muy jovencita, he estado en India, China, Sudamérica… en el viaje a China […] me dio como un giro que no quería viajar más a sitios donde no conociera a nadie […] ya no me mola porque soy muy consciente de que formo parte de ese escaparate que se construye a tu paso en cualquier lugar del mundo.-

- Me iba lejos y hacía viajes muy largos…entonces me di cuenta con los años que me resultaba muy cansando y no me lo pasaba tan bien […] Estoy intentando salir del rollo de consumir cultura […] aunque me pierda cosas del mundo a no me compensa esa historia, y tampoco quiero hacerlo porque además no es bueno para el planeta y tal…-

Otro aspecto presente en casi todas las narrativas es la necesidad del viaje, de separar espacios para desconectar y romper con la rutina, mostrando que lo que esperamos encontrar no sólo tiene que ver con lo que buscamos ver, sino también de lo que buscamos alejarnos durante un tiempo. Esta motivación – romper con la cotidianeidad – es la que más se vincula con la necesidad de la separación física, de no poder satisfacerla sino es dentro del marco de un viaje.

- Hay una ruptura con el entorno cotidiano que te ayuda a abstraerte. El alejamiento me ayuda a romper con la cotidianeidad-.

- Escapar de Madrid.-

- Lo que voy buscando es fundamentalmente salir de la rutina. Es bastante simple.-

Incluso cuando el viaje comienza a relacionarse con las actividades rutinarias dicha modalidad deja de servirnos, al no tener la sensación de hacer algo diferente.

- Como sensaciones más personales, a lo mejor he empezado a cansarme de ese modelo [viajar por la oferta cultural y la curiosidad con el urbanismo de las ciudades], porque al final cuando viajo por trabajo estoy haciendo más o menos lo mismo, así que… a lo mejor a partir de ahora me voy al campo.-

Las sensaciones experiencias buscadas algunas veces se expresan como una búsqueda interior – lo auténtico pero dentro de sí - que se da precisamente por salir del entorno cotidiano, por viajar; o con emociones que no se sentirían en un entorno cotidiano y próximo.

- Aunque suene contradictorio, eso de tener que alejarme de mi entorno para estar conmigo […] de hecho aprovecho cuando hago un cambio de rutina (viajar, ir a vivir a otro sitio) para cambiar cosas de mi rutina, dejar de fumar, comer más sano… O sea, desconectar es una parte fuerte. -

- Lo primero es una experiencia sensorial, de ritmos del espíritu. Tener un cambio de ritmo que te abra otros canales y poder disfrutas de otras cosas. Como yo lo siento es también un viaje interior, que en el ritmo de la capital se van, por eso no suelo llevar un programa, sino perderme y encontrar mi ritmo. –

- Supongo que tiene que ver con cierta idea de la experiencia del viaje, muy asociada o muy inculcada desde circuitos mercantiles […]. Parece que.., esto es una reflexión que yo he hecho a posteriori claro, parece que si te vas fuera como que la experiencia o la emoción que estás buscando va a ser más intensa, y será más cuanto más lejos te vayas… -

Sólo nos encontramos con dos casos en los que no se relaciona la necesidad de romper con la misma, con el tiempo

- No tengo mucha sensación de separarme. Me gusta volver, lo que vivo, lo que hago. Me gusta mi vida.-

- La sensación negativa al volver suele ser la mayoría de las veces. Sensación de vacío, de una vuelta a la rutina que de repente me parece muy insatisfactoria. Esa sensación es mayor cuanto más larga y más lejos haya sido el viaje.-

Cabe destacar en estos casos, las rutinas de ambos eran antagónicas. En el primero, el viaje forma parte de su ordinariedad – es con diferencia la persona que más veces viaja, durante más tiempo y de manera periódica – y en la mayor parte de esos viajes no hay una motivación de búsqueda de algo diferente, sino de compartir tiempo con relaciones afectivas que viven fuera – pareja, familia y amistades –; por lo que se presuponen unas actividades dentro de un “esquema más cotidiano”. En el segundo caso se trata de un único viaje, muy largo, en contextos culturales muy diferentes que contrasta con largos periodos sin viajar y de una vida cotidiana sin compromisos y/o ataduras – trabajo, estudios, iniciativas sociales, etc. –.

¿Qué nos traemos de los viajes?

En general – y coincidiendo con esa búsqueda de lo auténtico – en los viajes se suelen apreciar contrastes principalmente entre determinados aspectos cotidianos de los lugares en los que se visita y el lugar de origen.

- Eso me hizo reflexionar un montón en la forma que nosotros nos relacionamos con el entorno. Nos la suda como es nuestro entorno natural […]. Evidencia cómo son nuestros modelos productivos -

- El contraste de aspectos de la vida cotidiana en otras ciudades y en Madrid.-

- Ahora respeto los carriles bici en mi ciudad –

- Cuando vas a lugares donde no son sociedades donde el capitalismo es tan bestia me sirve para poner en dimensión la locura del día a día, personas que se puede vivir de otra manera.-

- Cuando estuve en México […] me dio tiempo a ver cómo vivían otras sociedades, quitarme un poco el centroeuropeismo-

- La cantidad de cosas que una puede prescindir.-

Sin embargo, a pesar del reconocimiento de dichos contrastes no se manifiesta que ello haya supuesto una transformación de la cotidianeidad y, cuando es así se vincula con periodos que van más allá de un viaje.

- por ejemplo venir en bici al trabajo. Cosas que a lo mejor antes no me planteaba […] las comidas, la forma de trabajar también. Estos cambios vienen fundamentalmente por haber vivido en otros sitios, que es cuando realmente tienes la oportunidad de experimentar la vida cotidiana de otros lugares.-

- me llevaba a cuestionar cosas de mi propia cultura – por ejemplo del ansia de producir, de aprovechar cada minuto - descubrí en mi cabeza una pequeña colonizadora – me creía muy tolerante hasta que te ves en otro contexto y piensas que la manera de hacer de las otras no es la correcta, en vez de pensar que es diferente – esto más bien ha sido de vivir durante 3 meses, que es cuando más puedes apreciar la cotidianeidad – a partir de ahí comencé “a trabajarme” este tipo de cosas, a profundizar en contradicciones que no creía que existieran.-

En relación a otras apreciaciones que surgen al estar de viaje, se mencionan las relativas a las relaciones interpersonales.

- Otra cosa es cómo te conectas con las personas durante el viaje, es más natural comunicarse con personas desconocidas. Eres más consciente de la codependencia entre las personas, en la ciudad vas más a tu bosa, en los viajes conectas más con las demás.-

- Recuerdo cuando estaba haciendo el Camino de Santiago que una opinión que se repetía de que la gente con la que conocía era algo así como “que guay era la gente que hacía el Camino”, que si tal persona le dejó tiritas, etc…. Nunca pensé que las personas que estuviéramos ahí fuéramos mejor que el resto – de hecho alguna que otra me pareció desagradable-. Todo el mundo parecía guay porque de repente te sentías como parte de una “comunidad”, además se refleja en todo… que si cómo nos vestimos, la conchita colgando, hasta nuestra propia identificación: la cartilla esa para sellar… porque todas íbamos a lo mismo, teníamos un interés común y claro, era como lógico que si teníamos un apuro nos iban a echar una mano; porque estábamos en la misma situación. Además tus preocupaciones se simplifican muchísimo en relación a la vida rutinaria, te dedicas a andar, dormir, comer y cagar. Habría que ver la amabilidad de esas personas en la vida rutinaria. Que sí que me parecía que había gente guay… pero no creo que porque fuéramos mejores, sino que el contexto hace mucho -

Esta apreciaciones en relación a porqué nos es más fácil conectar en un estado de viaje – en general somos más sociables, buscamos más el contacto social, … se relaciona también con el tipo de trato que esperan las entrevistadas cuando van a atenderle en el marco de una relación trabajadora – cliente: casi en todos los casos lo que se espera es un cierto nivel de confort – expresado principalmente como limpieza – y habilidades sociales – amabilidad, simpatía, ayuda en caso de un problema, empatía… - que nos permitan que nuestra visita sea agradable.

En algunos casos, coincidiendo con personas de mayor capital cultural, no se manifiesta ningún tipo de atención más allá de las condiciones de limpieza o, precisamente, que no le hagan sentir como “un turista”.

- En un hotel, pues nada, que me den la llave y poco más. ¿Qué espero? No soy muy exigente… si estoy en un hotel, pues si te tienen que hacer la cama que la hagan y ya está. -

- Que sea una relación normal. Encontrarte con el otro más que sea un producto. -

- Espero que me traten con normalidad, una relación de igual a igual, respeto, horizontalidad, normalidad. -

Cómo percibimos el turismo y qué turismo nos gustaría. Opiniones desde diferentes perfiles.

Una gran diferencia a la hora de pasar de nuestras experiencias personales a la opinión que nos genera el turismo, tanto en el lugar en el que residimos como a nivel global, es que las respuestas pasan, por un lado, a ser más diferenciadas entre sí – hay mayor número de personas con opiniones diferentes – y, por otro, que hay determinadas respuestas que son comunes a las personas en relación a su capital cultural, cuando solía ser más aleatorio.

Para ello se analizarán las respuestas dividiendo a las personas en tres grupos: el primero en el caso de personas con bajo conocimiento específico en torno a la turistización, independientemente del nivel académico – desde el ciclo formativo de grado medio a la licenciatura -; el segundo con personas de alto capital cultural – estudios universitarios post-graduado – y con conocimiento académico relativo a la turistización y las dinámicas urbanas y un último grupo, más heterogéneo en cuanto al conocimiento académico – desde la secundaria hasta la licenciatura – cuya característica común es su militancia o proximidad con espacios de pensamiento crítico5.

En el caso de personas del GRUPO 1, la opinión se basa en la experiencia de los entornos en los que viven, los impactos percibidos son de carácter local, sin conectar, en su mayoría, éstos con dinámicas globales o sistemas económicos y políticos. También hay una parte sustancial – en relación a otros perfiles – de referencias a los impactos positivos del mismo.

- En La Manga el turismo está muy masificado, me gustaría que hubiera menos en verano y más en invierno. No [le gusta] el tipo de turismo en La Manga, es de borrachera. […] En Cartagena está bien así, es turismo de cruceros y deja mucha pasta. […] Tiene beneficios para la economía, por el turismo están muchas cosas salvadas.-

- Como positivos los ingresos económicos, en Cartagena hay mucha riqueza para la ciudad y que la gente la conoce. Me gusta este tipo de turismo, cruceros de gente extranjera […] En la Manga no, se tendría que haber hecho de otra manera, se ha construido demasiado […] el problema es que está muy masificado en verano y que en invierno no hay nada y un alto impacto medioambiental, mira el Mar Menor. Además hay también turismo para ricos, como el Hyatt [resort con campo de golf], aquí la gente no tiene tantos cuartos.-

- En la ciudad no hay mucho contacto. En el sur [Gran Canaria] se ve muy masificado, no me gusta ver cómo está todo construido, tiene impacto sobre el territorio, construcciones y consumo de recursos. El impacto más gordo es el medioambiental […] Preferiría que hubiera menos y que fuera diferente al de sol y playa que no vienen a conocer.-  

- En Cartagena el turismo es pobre y poco explotado. Lo único explotado son las playas. […] Me da igual que haya más o menos [turismo] mientras no suponga un impedimento a la vida diaria, el otro día cortaron la carretera del Puerto por un crucero. […]Nueva York es una ciudad súper sucia, si hay demasiada gente más se puede destrozar la ciudad, con la naturaleza también […] A partir de mucha gente no es positivo.-

En este grupo se observa que las opiniones se vinculan constantemente con los lugares que habitan – ciudades: Cartagena y Las Palmas de G.C. – y en el territorio próximo, espacios fundamentalmente producidos sólo para el uso turístico: La Manga del Mar Menor y el sur de la Isla de Gran Canaria. Ello lleva en todos los casos a proponer una reducción del turismo en estos espacios masificados, considerando que podría ser mayor en aquellos sitios donde no se percibe como tal o incluso escaso. En cuanto a la tipología de turismo se comenta en un caso – la persona con mayor capital cultural – que sea un turismo que venga a conocer y, en el resto, que sea respetuoso con la vida cotidiana – se comenta por la existencia de conflictos con el turismo de borrachera y de cruceros -.

En el caso del GRUPO 2, los impactos señalados se centran sobre todo en las zonas urbanas y, aunque a veces se mencionan otras cuestiones – tipo de trabajo que generan, reparto desigual de los beneficios económicos e impacto medioambiental -, éstas no se reflejan en el tipo de turismo deseado.

- El impacto negativo…, esta tendencia a crear una ciudad genérica en la que van desapareciendo las idiosincrasias propias de las ciudades, […] aquellas que pueden ser fácilmente mercantilizadas se convierten en caricaturas de sí mismos… por ejemplo el flamenco. […] lo que hace es producir un extrañamiento a los ciudadanos. A nivel global provoca una homogeneización cultural, cargándose el propio incentivo que podría tener viajar, que es buscar esa peculiaridad de cada sitio. Ambientalmente es un desastre. A nivel económico tiene unos beneficios que se reparten de manera desigual, con empleos poco deseables… […] Así que impacto positivo, no, poco.  

En el lugar en el que vivo… podría ser el que hay pero de otro tipo, distribuido de otra forma, fundamentalmente, y buscando otra experiencia de la ciudad, que vaya buscando aprender algo de esa ciudad, de su contexto, de su historia, etc.-

- Como una aberración [percibe el turismo en el lugar que vive].Todos los lugares se convierten en el mismo y se come la vida cotidiana de los lugares, genera competencia interurbana y crea la marca de las ciudades. 

No más ni menos sino el cómo. Que no quieran un producto ya terminado sino acercarse a la realidad que visitan.-

- Vivo en el centro de Madrid y siento que el turismo engulle el espacio. Hay un turismo de masas que está muy dirigido. También tiene impactos positivos, hay que reconocer que es una fuente económica y comemos de eso, de generar dinero. El turismo se come la esencia de los lugares, mata los ritmos […] hay un patrón, una homogeneización. No sé si más o menos [cantidad de turismo que le gustaría en Madrid], menos desde mi experiencia, que no estuviera masificado en el centro de la ciudad.-

- Me preocupa el impacto de ese turismo que no se conecta con la ciudad, que no la respeta, que podría ser en cualquier sitio, que no trata de ver la particularidad de cada ciudad. Como impacto negativo, los espacios de la ciudad se giran al turismo en detrimento de otros aspectos de la vida urbana. […] Como efectos globales la competencia interurbana por atraer turismo y que le lleva a ponerlo por delante de otras funciones de la ciudad, un efecto ambiental súper adverso y la existencia de dinámicas de explotación – a personas, extracción de recursos… […]Me gustaría que hubiera menos turismo o al menos de otra manera. Lo que más me preocupa es la estandarización, me gustaría que se inserte en las vidas urbanas […] que quieran entender las realidades y conocerlas.

En este segundo grupo, el más homogéneo en relación a sus respuestas en cuanto al tipo de turismo deseado, se observan las siguientes similitudes: su opinión se focalizan principalmente en espacios urbanos, tanto a la hora de analizar impactos locales como globales, relacionando más ciudades entre sí que conectando éstas con el territorio próximo o los recursos que les permiten desarrollar sus actividades; generando una mayor abstracción del espacio urbano.

Por otro lado, a la hora de proponer alternativas no se afirma la reducción del turismo – cuando se menciona es más como duda –, sino la tipología del mismo, mostrando algunos como buenos y otros como nocivos, coincidentes los anteriores las experiencias que a priori se buscan en algunos de sus viajes: conocer la ciudad real, entender la ciudad desde la experiencia de la calle, entender las dinámicas urbanas, cómo funciona la vida, cómo funciona el mundo, encontrar dinámicas transnacionales… - . La sustitución del turismo nocivo, definido anteriormente  como genérico, producto,  mercancía… es identificada como el tipo de turismo que sería deseable.

En el GRUPO 3, con perfiles académicos diferentes pero alto conocimiento en relación a los procesos de turistización – en algunos casos sin conocer la existencia del término -, pero con un conocimiento proveniente, fundamentalmente, de la proximidad con espacios críticos, pero seguido muy de cerca por las experiencias que se viven y con las que se vinculan, encontramos un abanico más amplio de respuestas:

- Como impactos positivos el aumento de ingresos dentro del contexto de una economía capitalista. Todos los demás impactos son negativos: en la ciudad [LPGC] las personas que tienen propiedades las van convirtiendo en alquiler de vacaciones, se produce un proceso de gentrificación, que va desplazando a la población. En el Sur [GC] depredación del territorio, de la costa, altos impactos sobre los recursos para mantener el turismo que multiplica la población, genera un gran impacto medioambiental y también social: todo se mercantiliza, también la cultura local. Todo es un producto empaquetado. […] Todo lo que he dicho es extrapolable a otro territorio en cuya economía el turismo tengo importancia.  

Me gustaría que hubiera menos. No de otro tipo. Esa pretensión de que hay un turismo bueno… no voy a decir que no crea en ello… pero puede llegar a confusiones y formas de turismo verde que puede llegar a ser igual de falso… como el capitalismo verde. […] El turismo masificado del sur de la isla [no le interesa en absoluto], es algo visceral.  

- En Gran Canaria el turismo es masivo, en los últimos años ha ido cambiando a algo alternativo pero eso también se está convirtiendo en algo abusivo. Como impactos negativos, la gentrificación de las ciudades, desplazamiento de las personas que viven ahí, la destrucción del medio ambiente, borrar lo que es particular de los sitios, […] que todos los sitios sean iguales, […] también a nivel global, además a ese nivel una contaminación bestial de viajar con aviones, […] gran consumo de recursos, se borra la identidad de los sitios… destroza lo que es la naturaleza y el cambio climático. […] Me gustaría que hubiera menos turismo. Y que el que hubiera fuese de otro tipo, más enfocado en la naturaleza y en descubrir la cultura, la artesanía, los hábitos de la gente.- 

- Percibo el turismo en el lugar que vivo como devastador. […]Te vuelves más crítica cuando has sufrido todo el proceso […] He visto destrozar el pueblo de mi madre, Noja en Santander. En Lavapies, el edificio en el que vivo se está construyendo poco a poco en un hotel, hicimos la rehabilitación, […] que ha sido un proceso súper duro y cuando se convierte en un recurso más con el que especular […] me siento traicionada. Ahora el edificio está muy bien pero los vecinos se van… tocó la época de crisis, los desahucios y también hay que decir que hubo gente que una vez rehabilitada la infravivienda la vendió. Se nota en todo, en la masificación, los precios, todo son cosas de consumo. […] Me jode mucho la privatización del espacio público, […] que por Argumosa ya no puedas andar porque no cabes […] Es la nueva burbuja inmobiliaria, la inversión en la ciudad consolidada […] esa adaptación del comercio […] ¿Las políticas públicas no pueden hacer nada? […] El problema es la subida de precios, la gentrificación, se expulsa a la gente más vulnerable. A nivel global, todo lo que tiene que ver con poluciones de los barcos, de avión… […] me da igual de donde sea la gente, porque al final hacen lo mismo […] es que destruye formas de vida. […] O sea que ellos [los turistas] tampoco son responsables, si todos caemos en eso… si yo voy a viajar me sale mucho más barato un Airbnb.  

La gente tiene que dejar de hacer turismo, es como querer llenar tu tiempo libre, aprender a leer, a pensar, aburrirte un rato que tampoco pasa nada […] pero pensar que tienes cuatro días de puente … y que tienes que aprovechar ahí […] ¿Para qué? Para decir que has hecho qué, que has visto 4 capitales de Europa en 4 días y que has pagado 4 veces más porque te han estafado … […] Porque no has hecho nada… no has visto nada. […] Es el chantaje de que todas vivismo del neoliberalismo y los pueblos se están quedando sin forma de vivir, y esta forma de conseguir riqueza […] luego te va a terminar devastando. […] Tiene que ver con la economía global, todas somos afectadas de una manera de ver la economía de grandes capitales, donde no queda cabida para todo aquello que no quiera ser competitivo… que sólo quiera vivir…-

- Los impactos positivos ya no son tanto, en los años 60 hasta los 90 como mucho, trabajar en turismo era mejor como sector laboral. […] También hubo una gran huelga en los 80 y consiguieron un buen convenio colectivo. Ahora con la crisis no, con la falsa crisis que aquí [GC] no ha hecho sino hacer crecer el turismo… ha supuesto una pérdida de derechos laborales. Y ahora con la ley del suelo […] ya lo medioambiental ya… la debacle absoluta. También estoy en contra del Airbnb, porque compite con las personas que necesitan una vivienda para vivir, genera la subida de los alquileres y del precio de la vivienda en general. […] Además la riqueza se concentra en muy pocas manos, porque aquí hay un modelo fiscal que lo permite y una legislación de gestión del territorio que hace que los impactos medioambientales sean muy altos. [Estos efectos] son extrapolables a nivel global pero hay más: todo lo que tiene que ver con las grandes ciudades – como la problemática de Barcelona y tal – otro impactos culturales y naturales que se dan en otros sitios que aquí no los veo tanto. […] Yo aquí tengo dos dilemas morales, a mí me gustaría que hubiera menos turismo en general en Canarias, y que el turismo dejara más dinero por que hubiera otro modelo fiscal pero, por otro lado el tema de la calidad me parece mal también, porque es elitista. […] También te digo, cuanto más turistas hay más me alegro que el turismo sea de sol y playa, cuanto menos salgan de las zonas turísticas menos impacto generan […] antes defendía mucho el rollo ese de que conocieran la isla… pero eso ha cambiado desde que hemos subido de los 12 millones de turistas. Tampoco estoy a favor del todo incluido, […] lo que no está bien es que Playa del Inglés está llena de guiris pero no ves un alma por la calle, todos los bares están cerrados porque la gente hace todo en el hotel con la pulsera… Pero la alternativa no es que toda esa gente se vaya por ahí de excursión a hacer senderismo […] La solución pasa porque haya menos gente. -

- Como impactos negativos, la transformación de los lugares en beneficio del turismo, […] vendiendo todo lo que es vendible y concentrándolo muy pocas manos. Se vende el territorio, la ciudad, los espacios naturales, el espacio público, afectando a las formas de vida: cambian los usos, desplazamiento de la población por el tema de las viviendas… Es una fuente de empleo muy precaria y mal pagada. […] También hay una parte de “rebajar el país que vas a visitar” en algún sentido, quien viaja algunas veces va como “cultura dominante” en tanto los demás están para servirle, porque muchas veces viajan personas de que tienen más pasta a sitios donde el nivel de vida es más bajo económicamente…es una manera de llevar a los sitios la hegemonía cultural…también se ve una amabilidad hacia la persona que viaja, un rollo de simpatía […] como se está en una posición superior. Jo, positivos… puede tener impactos positivos en la subjetividad de las personas… también porque es lo que se ha hecho que deseemos… ahora cuando los trasladas a una escala mayor… […] A nivel global tendrían pues los mismos impactos ambientales, concentración de riqueza, trabajo precario, construcción de infraestructuras…. Sí que es verdad que conforme se va a sitios más empobrecidos el abuso es de mayor intensidad, o en formas aquí no tan conocidas como el turismo sexual y suele implicar más violencia. […] Me gustaría que hubiera menos en general. Desde luego hay turismos más beneficiosos que otros, que revierten más en la población… pero, […] preferir uno u otro parece que hay un turismo bueno y otro malo, normalmente el bueno es el de las personas con mayores capitales, que casualidad. […] Para mí habría que limitar todo tipo de turismo y hacer que el que hubiera fuera de menor impacto… ¿cómo? Si al final es el dinero se vuelve a que solo pueden viajar las personas que más pasta tienen… Creo que hay que romper con la hegemonía de que viajar está genial, creo que unas vidas cotidianas distintas nos pueden llevar a pensar en formas de ocio también distintas… […] Sueño con que cada persona tenga una huella ecológica, que no pueda comprar ni vender, y que conforme va gastando la parte que le toca ya no pueda seguir gastando más…-

En las opiniones de este último grupo, a pesar de las diferencias se visualiza un mayor conocimiento de los impactos del turismo, especialmente con respecto al GRUPO 1 pero también con el segundo en menor medida. Las mayores diferencias se dan en a la hora de plantear el tipo de turismo deseado. Éste, coincidiendo con el GRUPO 1 respecto a la masificación de los lugares, pasa por la reducción del mismo. En cuanto a la tipología de éste, en un caso se habla de un tipo de turismo bueno – el que busca conocer la naturaleza, cultura y artesanía del lugar -, en otro caso se habla de la erradicación del turismo y en el resto se expresa la complejidad e incluso perversidad de definir cuál es el turismo correcto.

El turismo indeseable

A la hora de preguntar a las personas por el turismo que no les interesa en absoluto y el que les parece indeseable nos encontramos, principalmente, con tres respuestas mayoritarias: el turismo sexual (6/12), el turismo de masas (6/12) y el turismo en el que vas a realizar en otros lugares aquellas conductas que no realizas en tu lugar de origen – se percibe como irrespetuoso: borrachera, despedidas de soltero/a… (5/12)-. En general se observa que es el mismo número de personas el que considera como indeseable el turismo sexual que el de masas y prácticamente que el de borrachera.

A la hora de ver determinados rasgos en relación a las respuestas observamos:

El turismo se sexual es la opción mayoritaria en personas con menor conocimiento relativo a la turistización – GRUPO 1 – siendo la opción menos presente en el grupo con mayor formación académica al respecto.

El turismo de masas es la opción mayoritaria en el GRUPO 2 -alto nivel académico- siendo la minoritaria en el GRUPO 3 como turismo indeseable -mayor en caso de turismo que no es de su interés- e inexistente en el GRUPO 1 –a pesar de que este grupo proponía la reducción del turismo en aquellos espacios masificados-.

El turismo de borrachera también es una de las opciones más repetidas del GRUPO 2 –al mismo nivel que el turismo de masas, y minoritaria en el resto de los grupos.

Es el lobby del hotel, todo por el money, y es aquí puedes ver, de todo menos polis,

un buen balconing como hobby, ¡qué divertido! tranquilos, aquí está todo incluido.

Punta ballena. Tabu

 

LIMITACIONES Y COMENTARIOS

Este apartado, más que a modo de conclusión, pretenden recoger las impresiones suscitadas con la realización de las entrevistas, posibles vías de estudio, aspectos que se consideran destacables, etc.

En relación a las limitaciones del trabajo hubiera creo que podría haber sido interesante contar con una mayor diversidad de perfiles en relación a la tipología de viaje realizado: personas que viajan por despedidas de soltera/o y personas que, de manera repetida, realizan vacaciones en modo todo incluido; dado están muy presentes en los imaginarios de las personas y, a priori, cabe pensar que en sus narrativas encontraríamos motivaciones a la hora de viajar diferentes a las reflejadas.

Por otro lado, posteriormente a la realización de las entrevistas ha aumentado mi interés acerca de la influencia de nuestra cotidianeidad sobre los tiempos de ocios, dado que estaba muy presente en las narrativas – a pesar de que se preveía, apareció en mayor medida -. Esto me lleva a pensar que, si volviera a realizar las entrevistas de nuevo haría un esfuerzo mayor por caracterizar la cotidianeidad de las personas y su arraigo en los lugares que viven, sospechando que esta podría ser otra manera de “agrupar” a las personas en búsqueda de similitudes – diferencias además que en relación al capital cultural.

En relación a las reflexiones suscitadas con el trabajo y teniendo presente en todo caso la manera de seguir profundizando a la hora de generar un antagonismo a los procesos de turistización, se recoge:

  • Las características de nuestra movilidad en torno al ocio están altamente relacionadas con nuestra movilidad cotidiana – incluso llegando ésta última a suplantar la anterior- y, la movilidad cotidiana guarda relación con el capital cultural – académico de las personas, ya que cuando éste es mayor se observa una mayor movilidad relativa al ámbito público: formación-trabajo y militancias y también la relación con personas de este tipo de movilidad, que posteriormente pueden sumarse o modificar los motivaciones por las que se viaja: de estudiar / trabajar a la vinculación con las personas.

Así, la movilidad no sólo es mayor – diferencia cuantitativa – conforme aumenta el capital cultural de las personas sino que adquiere un cambio cualitativo importante: pasa de lo extraordinario a lo ordinario – cotidiano.

  • Un aspecto común que se observa en las diferentes narrativas y que no guarda relación con los diferentes perfiles y el capital cultural de los mismos es la búsqueda de lo auténtico, original, particular… de los sitios así como la búsqueda de una desconexión, ruptura con lo ordinario / rutinario. Es de relevancia la similitud de las expectativas a pesar de las diferencias en las prácticas y, aunque en el segundo caso considero que pueden estar relacionadas con la cotidianeidad – de ahí consideración de que se debería estudiar más las características de la misma -, en el primero sospecho que puede tener relación con las características estructurales de la sociedad en la que vivimos y me parecería un asunto interesante sobre lo que profundizar.

¿Por qué necesitamos encontrar lo auténtico? ¿Qué pensamos de nuestras vidas si tenemos esa búsqueda es un aspecto tan común y presente? ¿Tiene eso que ver con la alta especialización – funcional – de nuestras sociedades?

  • Una de las diferencias observadas en ese denominador común que es la búsqueda de lo auténtico es que las personas con mayor capital cultural – fundamentalmente académico – definen aquello que no es auténtico, relacionándolo con el tipo de turismo problemático y lo que sí lo es, vinculando este último con lo que ellas buscan a la hora de viajar. Así se percibe un grado cinismo en las narrativas, que lleva a designar otros comportamientos como resultantes de la compra de un producto – mercancía, algo genérico… no ofreciendo esas connotaciones al tipo de producto que ellas consumen, y que además tiene otro tipo de connotación: se trata de un producto más restringido – menos democratizable.

Este tipo de narrativas se confirman en aquellos relatos en los que espera una superficialidad igualitaria – por ejemplo buscando un trato de igual a igual en contextos claramente desiguales– de manera que puedan quedar diluidas esas diferencias que contradecirían las narrativas.

  • Las anteriores narrativas dejan de estar tan presentes en aquellos espacios críticos no vinculados a lo académico, independiente del nivel de formación reglada de la gente, aunque no por ello desaparece; persistiendo casos que implican una moralidad superior.
  • Dado que lo que nos lleva a viajar guarda relación con nuestra cotidianeidad, y por ende con las cosas de ella que queremos romper con un tiempo, se percibe que cuando el viaje no satisface lo esperado, incluso casi prometido y magnificado – no se rompe con ordinario porque se viaja por trabajo, buscas lo auténtico y acabas sintiendo que ves un escaparate, esperas un cambio interior y se siente que nada cambia – se genera una ruptura; que puede llevar a la búsqueda de otras formas / tipos de viaje, reducir el número de viajes o dejar de viajar por estos motivos.
  • Se percibe en todas las respuestas una cierta vinculación con el conocimiento experienciado – de ahí considerar su potencialidad a la hora de generar antagonismo -, siendo este casi la única fuente cuando no se cuenta con conocimiento académico y crítico en referencia al tema. A pesar de la falta de relación entre este tipo de conocimiento y dinámicas globales, se introducen mayor diversidad de variables en el tipo de turismo deseable que cuando el conocimiento proviene principalmente del ámbito académico.
  • Son las opiniones conformadas en los espacios críticos las que cuentan con una visión más amplia relativa a los procesos de turistización y, además, quienes en base a su complejidad, presentan más reticencias a la hora de definir un turismo deseable. En estos casos, la solución siempre pasa por la reducción.

 

Viajar siempre está bien, te ayuda a desprenderte de cosas que no ves cuando estás dentro de una cultura, una identidad.

 


1 marcjavierre.com/?fluxus_portfolio=tourist-walk 

2 Todas entendido como un comportamiento socialmente aceptado y valorado, que nos otorga reconocimiento social; incluso en espacios cuya ideología / pensamiento crítico podría hacernos suponer que no debería ser así.

3 Otro aspecto que ha salido “con fuerza” a lo largo del curso y que es clave a la hora de pensar alternativas al turismo actual – que no tiene porqué ser un turismo alternativo – es el aspecto de su presencia en la economía (% PIB), el ser la mayor industria a nivel global y la que más número de empleo genera; es decir, se trata de una pieza clave de la economía actual, neoliberal y capitalista; lo cual genera dificultades adicionales. Este trabajo no va a acercarse a dichos temas, no obstante, genera la sospecha de que el consenso social existente en torno al turismo, que se traten de actividades que realizamos en el ámbito del ocio – deseo –, que haya estado al margen de muchos espacios críticos y que hablemos de la industria más potente del planeta está íntimamente relacionado.

4 Tomando como referencia el proyecto de William Rathje: Arqueología de la basura.

5 Se entiende como tal espacios al margen del ámbito académico, en concreto: centros sociales, colectivos ecologistas, un colectivo específico contra la turistización, asociaciones, etc.

 

[Imagen obtenida de http://www.larevuelta.org/images/imagenes/Turistica/turismofobia-5.jpg]

Categoría: 

imagen: